Vanilla Ice pide perdón

Hace 19 años la canción “Ice Ice Baby” consiguió que un cantante desconocido como Vanilla Ice ( Robert Matthew Van Winkle) se convirtiera en el rapper más famoso del mundo.

Entre sus logros, el álbum To The Extreme, que contenía “Ice Ice Baby” obtuvo por primera vez el # 1 en los listados de Bill Board siendo también el disco de Hip- Hop más vendido en 1990.

Para los que no vivieron esos años, “Ice Ice Baby” sonó en todos lados, y la verdad, no creo que haya sido la primera vez que la industria adoptaba a un artista mediocre para convertirlo en un ídolo.

Lo paradójico en todo esto es que unos días atrás apareció en la Internet un video de Vanilla Ice ofreciendo disculpas por su carrera, su peinado, su vestimenta y por la falta de sentido.

El artista, visiblemente conmovido, declaró que en ese momento era muy joven y que además, había sido manipulado, usando incluso la palabra “títere” para describir su poca autonomía artística al realizar su obra.

Pero no se entusiasmen. No es que Vanilla Ice se haya dado cuenta de que “hizo mal”, la verdad, todo es parte de una campaña publicitaria realizada por una marca de teléfonos celulares que quiere, de alguna manera, dignificar el oficio de los “buenos” artistas enjuiciando a los “malos” artistas por sus errores. Me lo han repetido mil veces los lectores de este blog en sus comentarios “en gustos se rompen géneros”, ¿hay una música buena y otra mala? Quién tiene la autoridad para medir que música es mejor que otra. Esto es una simple reflexión que me hago.

En mi opinión, y luego de pensarlo mucho, creo que no hay nada de que disculparse. La música es una industria que sobrevive gracias a productos comerciales como lo fue Vanilla Ice. Ya lo dije, no fue el primero ni será el último. La lista de fiascos y “fraudes” se alarga día a día, pero también, los aciertos y los buenos productos. Así es el mercado.

Lo triste de esta historia es que Vanilla Ice no haya podido superar el éxito del pasado quedando atrapado en el tiempo y repitiendo su canción en otras versiones. En lugar de disculparse, debería estar defendiendo su obra, y si no es capaz de defenderla, pues mejor guarde silencio y deje que la historia lo ponga en el olvido.
Por mi parte, lo disculpo.

PD. Quiero recordar de manera breve en este blog a Saúl Alvarez, disquero de Bogotá que nos proveyó durante años de buena música.
Saúl, gracias por el rock.

¿Qué artista crees se debería disculpar por su música?