Jenni Rivera se fue en la cumbre del éxito

Jenni Rivera en su último concierto en Arena Monterrey. / Clasos
De no creerse: primero me llegaron llamadas para preguntar sobre la noticia de que el avión en el que viajaba Jenni  Rivera se había caído. Fue una sorpresa. De inmediato me comuniqué a su oficina de prensa para corroborar dicho rumor, y de primera instancia le pregunté Cynthia, hermana de Arturo Rivera, manager de prensa de El Recodo y de “La diva de la Banda”, si todo estaba bien y la única respuesta fue “No, amigo”.

En las redes sociales y algunos medios de comunicación se manejó la información de forma sesgada y sin confirmación alguna; hubo quien responsablemente anunció que la avioneta Lear Jet con nmatrícula N345MC y que se dirigía de Monterrey a la ciudad de Toluca en el Estado de México, había desparecido; pero que otros incluso antes de medio día, lamentaban la muerte de Jenni Rivera.

Lo cierto es que la noche del sábado 8 de diciembre, Jenni ofreció un concierto en Arena Monterrey, donde a pesar del cansancio otorgó una  conferencia de prensa en la que habló de su presentación. “No hay otra palabra mas que sentirme bendecida, afortunada, muy querida, yo no puedo creer las cosas en mi vida profesional, ni personal que suceden en mi vida, pero muy feliz”, señaló.

Además, comentó sobre el último encuentro emotivo que tuvo con su hermano Lupillo Rivera, a quien sorprendió en pleno concierto en Texcoco aprovechando que no tenía ningún compromiso laboral. “Él comentó: yo tengo 7 años esperando esta vista en el escenario. Entonces nunca hubo la oportunidad de visitar a mi hermano en este país, por eso es que dijo espere 7 años está visita, lloró y  lo puso muy emotivo”.

Jenni Rivera / ClasosCon expresión siempre alegre, Jenni señaló que su relación con Lupillo siempre fue  sana, como la de cualquier hermano, con aciertos y desaciertos. “Como hermanos no estamos totalmente de acuerdo en todas las cosas, somos muy broncos  los dos, mas que todos los demás,  la verdad que siempre ha existido un momento fuerte en mi vida, mi hermano olvida cualquier cosa, discusión,  cualquier sentimiento y me habla, me dice o me sorprende en el escenario y me dice hermana estoy contigo quiero que estés bien y aunque no soy el hermano perfecto esto es estar perfecto, estar unidos”.

En el concierto que ofreció en la Sultana del Norte sonaron sus mejores temas, sus grandes interpretaciones; se le vio brindar, bailar, reír, recordar sus buenos y también  malos momentos. “Siempre he sido muy transparente y no puedo cambiar ahora, ya la gente me conoce hay cierta cosas que yo no voy a decir, lo que si es que no voy a  detener mis presentaciones, siempre he tratado de tratarlos bien, dar la cara pero como mujer hay ciertas cosas que me tengo que detener”.

La vida de Jenni no fue fácil: tuvo tintes violencia intrafamiliar, infidelidades, traiciones y controversia. Sin embargo, nunca fueron motivo para ver a una mujer derrotada como ella lo recalcó constantemente y el  pasado sábado no fue su excepción en la que fue su última noche frente a su público.

“Soy tan feliz, pero tan feliz, si son cosas muy fuertes las que han pasado en mi vida, pero no puedo ‘apendejarme’; o sea, no puedo enfocarme en lo negativo porque eso te derrota, eso te destruye y yo tengo hijos, tengo nietos, tengo padres, tengo hermanos y un púbico que me espera, entonces  quizá estoy tratando de alejar los problemas y sacar lo positivo”, afirmó.

Y en efecto, la interprete fue una mujer que  siempre se mostró fuerte ante la adversidad.  “Necesito tiempo para estar bien emocionalmente ante este toro, pero si voy a estar con mi familia, Dios dirá lo que vaya a suceder por el momento yo me enfoco en ser feliz, en trabajar, estar con mis hijos, con mis padres, con mi gente que yo amo”.

Jenni Rivera / ClasosSin lugar a dudas, su familia siempre estuvo presente en su corazón, sus hijos eran primordiales en su vida y cómo olvidar aquella noche en el Auditorio Nacional, hace unas semanas, cuando le prometió a su madre, doña Rosa, que no iba a llorar más.

Después de las 15:00 horas de este domingo, Joaquín López Dóriga entrevistó vía telefónica a Gerardo Ruiz Esparza, secretario de Comunicaciones y Transportes del gobierno federal, quien confirmó que el avión en el que viajaba la cantante había sido localizado completamente destrozado.

Durante el programa especial a La Diva de la Banda, Mara Patricia Castañeda presentó la última entrevista que ella le hizo y a quien le cuestionó si le tenía miedo a la muerte. Jenni, con voz serena, tierna y con dejo de suspiro respondió que “por mis hijos, como estuve tantos años sola con ellos y viven aún conmigo. Porqué, porque pues lo que vivimos fue muy fuerte,  entonces nos sentimos felices juntos en este mundo nuestro, entonces a mi me da miedo pensar que les vaya a faltar yo, que va a pasar con mis hijos, no sé”.

Jenni murió en la cumbre del éxito, del reconocimiento, de la plenitud de su carrera y también de la incógnita sobre su separación con Esteban Loaiza con quien seguía en trámites de divorcio que siempre fue una incógnita, incógnita que se la llevó a la tumba pues a pesar de rumores y especulaciones nunca comentó nada al respecto.

A Jenni le sobreviven sus hijos Janney, Jacqueline, Michael, Jenicka y Johnny, además de sus padres don Pedro Rivera y la señora Rosa Saavedra, además de sus hermanos.

Hoy dejó un gran legado “la Diva de la Banda”, Jenni Rivera, una cantante comprometida con su público al que le hizo llorar, reír y quizá en ocasiones hasta rabiar. Una diva que recibió premios, que hizo labor altruista, que aconsejó a mujeres maltratadas, inmigrantes, niños con cáncer, una señorona que entregó y recibió amor y cariño sin importar clase social.

Descanse en Paz… Jenni Rivera.